Consejos, hogar

¿Cómo amueblar un despacho?

amueblar un despacho

Elegir el mobiliario adecuado para un despacho u oficina profesional es crucial para fomentar un ambiente de trabajo productivo y agradable. Aquí te proporcionamos una guía en cuatro etapas para seleccionar el mobiliario perfecto con la ayuda de nuestra experta en interiorismo de espacios profesionales, Lorène.

Etapas para amueblar un despacho

Amueblar un despacho implica varias etapas clave para crear un espacio funcional y estético. Aquí te detallo un proceso general que podrías seguir:

Etapa 1: Consulta a los Equipos

  • Comunicación y Necesidades: Entiende cómo los empleados interactúan y qué requieren para realizar su trabajo eficientemente.
  • Cambio de Perspectiva: Post-pandemia, el enfoque ha cambiado de cuantitativo a cualitativo, centrándose en el confort del empleado.

Etapa 2: Fusión de Ergonomía y Estética

  • Diseño y Comodidad: Busca muebles que combinen estos aspectos. Por ejemplo, el escritorio CALLAIS ofrece estilo y funcionalidad.
  • Asientos Adecuados: Elige sillas ergonómicas y adaptables como el sillón TUFO, y considera el diseño con opciones como la silla KATE o NEWBURY.
como amueblar un despacho

Etapa 3: ¿Open Space o Despachos Individuales?

  • Espacios Diáfanos: Crea zonas diferenciadas para reuniones, relajación y trabajo en equipo. La mesa METROPOLIS es ideal para estos espacios.
  • Despachos Individuales: Incluye escritorios, almacenaje y una mesa amplia para reuniones. Añade lámparas y sillas de diseño.

Etapa 4: Proyección del Espacio sobre Plano

  • Optimización y Configuración: Define áreas adaptadas a cada uso y necesidad sobre un plano para evitar errores de compra y maximizar el espacio.

Criterios Adicionales para tu Proyecto

  • Modularidad y Flexibilidad: Los escritorios modulares y muebles como el sofá BACCO ofrecen adaptabilidad.
  • Presupuesto: Asegúrate de que los muebles seleccionados se ajusten a tu presupuesto sin comprometer la calidad.
  • Estética Deseada: Crea un moodboard para definir el ambiente, la paleta de colores y el estilo.
  • Ergonomía: Ajusta los muebles a los usuarios para maximizar la comodidad y eficacia.

Puntos Adicionales a Considerar

  • Cultura y Hábitos de Trabajo: Considera espacios libres, gestión de cables, espacio para pies y almacenamiento personal.
  • Bienestar y Productividad: Ofrece un ambiente que equilibre la relajación y la estimulación para satisfacer diversas preferencias de los empleados.

Al tomar decisiones informadas y considerar las necesidades de tu equipo, puedes crear un espacio de trabajo que fomente la productividad, la comodidad y el bienestar. No olvides que, al final del día, un ambiente de trabajo bien diseñado no solo beneficia la eficiencia sino también la satisfacción general de los empleados.