Decoración de ambientes, exteriores

Sillas colgantes: consejos de compra

sillas mecedoras colgantes

En este nuevo blog sobre decoración de ambientes, más concretamente sobre ambientes exteriores hablamos sobre las sillas colgantes, la silla colgante o suspendida es un mueble original y moderno que se adapta a todos los ambientes. Existen numerosos modelos en el mercado, por lo que es bueno tener en cuenta varios aspectos a la hora de realizar la compra. Elegir los elementos perfectos para nuestros exteriores es tan importante como elegir los muebles del salón, sillas o los colchones de los propios dormitorios.

¿Porqué elegir una silla colgante para tus ambientes?

Para añadir un toque de originalidad y creatividad a tu casa, debes elegir elementos con diseño innovador. Si buscas un asiento que se aleje de los clásicos, te sugerimos que consideres la silla colgante. Es la evolución de una mecedora clásica y es ideal para amueblar cualquier tipo de ambiente.

Las sillas suspendidas no son sólo un elemento de diseño, sino también un tipo de asiento muy cómodo. Por tanto, son ideales para quienes les gusta dedicar un momento verdaderamente relajante durante el día a la lectura de un libro o a la degustación de un té de hierbas.

Indispensable en los hogares de estilo moderno, este asiento está disponible en muchos tipos diferentes, por lo que es fácil encontrar un modelo que se adapte a tu casa. A la hora de decidirte a comprar una silla colgante, es fundamental tener en cuenta dónde quieres colocarla.

Por tanto, debes también prestar atención a otros elementos y no sólo a la estética. Sólo teniendo en cuenta los materiales y las dimensiones podrás hacer la mejor compra, ya que las cosas cambian según quieras colocarlo dentro o fuera de casa.

Tipologías de sillas colgantes

Hay muchos tipos de sillas suspendidas a la venta. A pesar de formas y diseños completamente diferentes, todos ellos siguen, sin embargo, la misma lógica básica y representan asientos particulares que combinan funcionalidad y estilo.

Ante toda esta variedad a la venta, uno puede sentirse desconcertado y tener dificultades para proceder a la compra. Por eso, antes de comprar una silla suspendida, es esencial saber cuáles son los tres tipos principales. Esto es importante, ya que te permite tener una idea de lo que ofrece el mercado y entender lo que prefieres.

Mecedora suspendida

La silla mecedora suspendida es un modelo de asiento diseñado para mecerse libremente. Se trata de una silla colgante con una estructura oscilante que suele colocarse en el exterior. De hecho, este tipo suele comprarse para ser situado en el jardín, en la terraza o bajo el patio.

La estructura de esta silla es muy sencilla y a los jóvenes les gusta especialmente porque es divertida de usar. Para utilizarlo no es necesario un techo, ya que está diseñado para sostenerse en pie de forma independiente. Es muy cómodo porque hay numerosos cojines dentro de la “cuna” mecedora.

Silla hamaca suspendida

La silla de hamaca suspendida es uno de los modelos más interesantes e inusuales porque es bastante diferente de otros tipos de asientos suspendidos. Su funcionamiento es muy sencillo, ya que la estructura se apoya en una especie de gran percha que cuelga del techo. Los dos extremos de la hamaca se fijan a los dos extremos de la percha, dejando el asiento suspendido.

El asiento propiamente dicho está formado por dos grandes cojines: uno utilizado como respaldo y otro para sentarse. Gracias a estos cojines, por tanto, el sillón es realmente muy cómodo y te permite disfrutar de un poco de relax.

Silla huevo suspendido

La silla suspendida en forma de huevo es tal vez el modelo más conocido y el que viene inmediatamente a la mente cuando se habla de este tipo de asientos. Estructuralmente, es bastante sencillo. Esto hace que sea una opción más barata que los otros tipos disponibles, por lo que muchos la prefieren.

silla huevo suspendida elegir

Optar por una silla colgante con forma de huevo no es la elección correcta si quieres colocarla en el jardín. Estas sillas suspendidas no son independientes, de hecho deben estar fijadas al techo. Por lo general, están diseñados para su uso en interiores, ya que la presencia del techo es imprescindible para utilizarlos.

Estas sillas, si están expuestas a la intemperie, tienden a estropearse rápidamente porque los materiales no suelen ser muy resistentes a la lluvia y la humedad. Sin embargo, en el mercado también hay sillas de huevo suspendidas diseñadas para el exterior que están fabricadas con materiales más resistentes.

Dimensiones

Antes de comprar una silla colgante, es esencial tener en mente dónde quieres colocarla. No basta con saber si quieres colocarlo dentro o fuera de la casa, sino que tienes que saber exactamente dónde. Esto es crucial porque sólo así sabrás el espacio disponible y podrás así comprar una silla colgante del tamaño adecuado.

Si la habitación en la que quieres colocarlo es muy pequeña, está claro que no tiene sentido hacer esta compra. Si balanceas la silla, ésta golpeará contra los muebles y causará daños. Por supuesto, puedes comprar el artículo sólo para poner cosas en él y en ese caso nunca será una maravilla. Por tanto, te aconsejamos que primero evalúes el uso que quieres darle.

Materiales

Los materiales de las sillas colgantes pueden ser muy variados y es bueno recordarlo antes de hacer la compra. Las sillas de exterior suelen estar hechas de tubos metálicos para garantizar su resistencia. Las sillas de interior, en cambio, suelen ser de madera maciza.

Además de estos dos materiales, también se suele utilizar el polialgodón, un material muy popular para las sillas de jardín. En los modelos de interior, en cambio, suele haber eslabones de cuerda conectados a un soporte de madera o hierro en forma de anillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *