Compra 2 o más productos y recibe un 5% de descuento del total de tu carrito. Envío Gratuito a toda la península 🚛.

Cómo amueblar una habitación para niños

En este nuevo blog sobre decoración de ambientes, de relaxoutletvalencia, hablamos sobre como decorar las habitaciones de los más pequeños de la casa. El tapizado de los muebles elegidos es una parte muy importante de la composición final de colores y texturas de la habitación. Elegir los elementos perfectos para las habitaciones de los niños es tan importante como elegir los mesas de las diferentes zonas de la casa, sillas o los propios colchones de los dormitorios.

Por lo tanto, preguntarse cómo se puede amueblar adecuadamente un dormitorio es de vital importancia y puede hacer que tus hijos te agradezcan de por vida que hayas creado un espacio flexible y adecuado para su crecimiento.

Cómo amueblar una habitación infantil: la guía definitiva.

Cuando empecé como arquitecto, mis pensamientos se centraban principalmente en resolver problemas de tipo:

Siempre me planteaba el problema de resolver cada habitación de la casa, fuera cual fuera.

Pero, como suele ocurrir, mis primeros trabajos me exigían resolver espacios aislados, como una cocina o un salón; sólo con el tiempo me pidieron que diseñara casas enteras en las que tuvieran que vivir familias con niños.

A partir de ese momento, todo cambió: como alcanzada por un rayo, me di cuenta de que la casa es un organismo complejo que debe reflejar y acoger a una familia: la casa debe ser amor y felicidad. Del mismo modo que los hijos son un acto de amor entre dos personas.

Así que empecé a investigar cómo diseñar un dormitorio y los resultados que obtuve son sorprendentes.

Cómo amueblar un dormitorio infantil: Los secretos

Cuando tengo que diseñar habitaciónes juveniles siempre parto de un concepto único y sencillo, que a menudo no existe en la mayoría de los proyectos que miro y estudio.

Un dormitorio es una habitación completa en sí misma y amueblarla significa poner en práctica todas las estrategias necesarias para amueblar cualquier otra habitación, ya sea un salón moderno, una cocina blanca moderna o un dormitorio.

De hecho, no debemos subestimar el papel fundamental que tiene el dormitorio para nuestros hijos: es el entorno en el que crecerán, se formarán y adquirirán experiencia, y por tanto condicionará su desarrollo.

Por eso, el dormitorio de un niño debe pensarse, diseñarse y amueblarse con sumo cuidado.

como decorar habitacion infantil

Diseñar un dormitorio: las 3 reglas a tener en cuenta

Como habrás adivinado, diseñar un dormitorio no es tan sencillo como parece.

Es un poco como amueblar un dormitorio, sólo que en este caso la habitación está dedicada íntegramente a nuestros hijos que, a diferencia de los adultos, tendrán que formarse y crecer dentro de ella con el paso del tiempo.

Lo primero que hay que hacer cuando te dispongas a amueblar un dormitorio es estudiar a fondo la habitación e intentar respetar unas cuantas reglas sencillas:

La habitación de los niños debe tener un tamaño adecuado

Es esencial proporcionar a nuestros hijos un espacio adecuado, lo bastante grande como para permitirles crecer y adaptarse a sus necesidades cambiantes.

En su habitación, nuestros hijos deben poder dormir cómodamente, hacer los deberes de forma independiente cuando vayan al colegio, jugar libremente y, por qué no, tal vez incluso practicar alguna de sus pasiones, como la música o la pintura.

Por tanto, esta sola consideración puede hacerte comprender que amueblar una habitación pequeña de 7-8 metros cuadrados para un solo niño es muy poco espacio en una habitación demasiado pequeña.

En general, la normativa exige que una habitación individual tenga una superficie de 9 metros cuadrados, pero personalmente recomiendo que, si es posible, tenga al menos 12 metros cuadrados.

Si hay que alojar a dos o más niños en la misma habitación, deben preverse al menos otros 6 metros cuadrados para cada miembro adicional.

Hay que tener en cuenta el crecimiento del niño

Parece algo trivial de recordar, pero es práctica común olvidar que dentro de la propia habitación un niño crece y se convierte en adulto.

Muy a menudo ocurre que los primeros muebles que se compran para el cuarto infantil son justificadamente infantiles, pero que luego la habitación permanece sin cambios durante demasiados años y que el niño, tal vez casi adulto, se encuentra viviendo en el mismo cuarto infantil.

Los niños crecen y cambian (¡y mucho!) y con ellos deben cambiar también sus habitaciones.

Si tenemos esto en cuenta desde el principio, es posible diseñar una habitación adecuada y flexible para nuestros hijos.

La habitación de los niños debe optimizar el espacio en función de los niños

La última regla que hay que observar al tratar el tema de amueblar un dormitorio es la conformidad y optimización del espacio disponible.

En otras palabras, hay que pensar en todas las actividades que el niño podrá realizar en su habitación y amueblarla en consecuencia.

Por tanto, habrá que prever necesariamente espacios para el juego, para el estudio, para el mobiliario general, como la cama o el armario, y tal vez incluso espacios multifuncionales que se adapten a los intereses del niño a lo largo de los años.

Cómo amueblar un dormitorio infantil: todo lo que necesitas saber

Cuando la familia se amplía, siempre es una gran emoción.

Sin embargo, cuando se decide amueblar una habitación, a menudo surgen dudas e incertidumbres sobre lo que realmente necesitan los niños para crecer de la mejor manera posible.

Cama para el cuarto de los niños

La cuna es sin duda lo primero que viene a la mente cuando se piensa en amueblar un dormitorio, pero a pesar de ello también es un mueble cuya importancia muchos subestiman.

Innumerables estudios han demostrado que los niños aprenden y se forman mucho en los tres primeros años de vida, y cuanto más independientes sean desde pequeños, más independientes serán cuando crezcan.

En consecuencia, a la hora de elegir una cuna, conviene tener en cuenta que una cama baja y a prueba de caídas automatiza en la mente del niño el acto de subir y bajar por sí mismo, y por tanto sería preferible a otros tipos de cama.

Ciertamente, hay varias soluciones de este tipo en el mercado.

Pero un buen diseño es capaz de combinar varios aspectos y funciones, y por eso podría incluir un estribo de madera que, además de proporcionar una superficie cálida para jugar, puede convertirse en la superficie de apoyo del colchón, limitando así cualquier posible caída del niño.

Armario para el dormitorio

Fundamental en una habitación es, sin duda, el espacio de almacenamiento, en el que se pueden guardar ropa y objetos.

Para el correcto desarrollo de un niño, los psicólogos recomiendan total autonomía y libertad en el acto de vestirse, ya que así se da plena expresión a su personalidad y no se corre el riesgo de encerrarla en rígidos patrones impuestos por los padres.

Pero es posible ayudarle en su fase de elección diaria proporcionándole, junto al espacio de almacenamiento habitual, un lugar donde colocar dos posibles combinaciones diferentes de ropa, de modo que el niño pueda elegir autónomamente qué combinaciones prefiere para el día.

¡Sin duda, cuando crezca te lo agradecerá!.

Escritorio y silla

Un elemento esencial e indispensable de un juego de dormitorio es un escritorio con asientos adecuados, ya sea una silla gaming o una silla de despacho tradicional.

El escritorio puede ser útil tanto cuando el niño tiene que hacer los deberes como cuando juega o dibuja.

Disponer de una superficie en la que dar rienda suelta a la imaginación será mucho más útil para el niño que muchos juguetes extraños debidamente protegidos de la luz solar directa por las modernas cortinas del dormitorio.

Pero presta siempre atención al asiento, que debe ser cómodo y al mismo tiempo adecuado para las distintas etapas del crecimiento motriz del niño.

Estantería o estantes

Otro elemento muy importante en la habitación de un niño es un espacio dedicado a los libros y los juego, como las estanterías, este espacio debe estar diseñado para que el niño pueda utilizarlo con total autonomía, de modo que pueda elegir por sí mismo qué leer o con qué jugar.

Alfombra

Un elemento que a menudo se pasa por alto, pero que es muy importante, es la alfombra.

A los niños les gusta vivir en el suelo y éste suele ser frío en invierno, a menos que hayas instalado un suelo radiante.

Así, la alfombra puede convertirse en la superficie cálida que acoja al niño a la hora de jugar, donde puede confinar el “desorden” del juego manteniendo ordenado el resto de la habitación.

como amueblar la habitacion de un niño

Los colores para un dormitorio infantil: ¿azul y rosa? No, gracias

Estoy segura de que la mayoría de nosotros crecimos en una habitación pequeña que estaba pintada total o parcialmente de rosa o azul claro. ¡La mía era toda azul celeste!

Cuando crecí, el azul claro se volvió naranja y luego se convirtió en un color melocotón que, en los últimos años, se ha convertido en un rosa pálido.

Por eso, cuando me encuentro diseñando un dormitorio, me olvido de estos dos colores clásicos y convencionales ligados a la infancia y opto por soluciones decididamente más neutras que permitan que la personalidad del niño se desarrolle con total autonomía y, cuando tenga edad suficiente, elija su propio tono.

El color del cuarto del niño es sólo uno y es el niño quien lo decide.

El color adecuado para la habitación infantil es simplemente el favorito de tu hijo.

Cuando sea capaz de decírtelo, utiliza este color para enriquecer su habitación, pero hazlo con moderación (¡evita utilizarlo en todas las paredes y para todo el mobiliario!).

También puedes decidir mantener las paredes en tonos neutros y elegir ese color concreto sólo para algunos objetos, como una lámpara, un peluche, un cuadro, pero evita utilizarlo en los muebles, ya que tenderá a cansar muy rápidamente.

Una última advertencia a la hora de elegir el color del dormitorio: evita los tonos demasiado brillantes en favor de los tonos pastel, que proporcionarán una sensación de calma y sosiego muy valiosa para el desarrollo de la personalidad.

Alternativas al color clásico del dormitorio: ideas y soluciones

En lugar del color clásico para amueblar un dormitorio, podrías optar por utilizar papel pintado tenue, tal vez con diseños geométricos o motivos delicados, o paneles de pared modernos que queden bien en todas partes.

También puedes optar por colorear una pared con pintura lavable o cubrirla con una gran pizarra, para que tus hijos puedan dejar volar su imaginación y dar rienda suelta a su creatividad.

Si, por el contrario, vas a decorar una casa rústica moderna en la que las paredes son de auténtica piedra o ladrillo, o tienen fragmentos de frescos, evita dañar su integridad: en este caso, opta por el color sólo para algunos elementos del mobiliario o por una pizarra en un caballete en la que tu hijo pueda dar rienda suelta a su imaginación.

12 Consejos para amueblar un dormitorio para niños

La distribución, el color, los muebles y el orden son aspectos clave al decorar una habitación infantil. Aquí te ofrecemos varios trucos para crear un espacio que encante a tus hijos y también a ti.

1. Decora junto a tus hijos

Una de las claves para que tus hijos se sientan cómodos en su cuarto es involucrarlos en la decoración. Muéstrales ejemplos de habitaciones que te gusten y déjalos elegir. Luego, personalicen juntos el espacio con detalles como letras con su nombre o pintando las paredes con su color favorito.

2. Camas que crecen con ellos

Opta por camas extensibles que puedan ajustarse a medida que tus hijos crecen. Cuando alcancen los 7 u 8 años, podrás elegir muebles más definitivos que se adapten a su etapa de preadolescencia, permitiendo cambios fáciles en textiles y decoración.

3. Muebles a su altura

Coloca los muebles a una altura que los niños puedan alcanzar fácilmente. Esto incluye juguetes, libros y ropa, fomentando su independencia y creatividad siguiendo el método Montessori.

4. Preparados para recibir invitados

Elige una cama nido o literas que incluyan una tercera cama oculta. Esto será ideal para las fiestas de pijamas y para recibir a sus amigos cómodamente.

5. Elegir el color adecuado

Cada color transmite diferentes sensaciones. Usa el blanco para un ambiente relajante, azul para la concentración, verde para confianza, lila para creatividad, rojo para entusiasmo, rosa para relajación, arena para equilibrio y amarillo para estimular la imaginación.

6. Mantener el orden

El orden es esencial para aprovechar el espacio, incluso con ropa y juguetes pequeños. Usa cestas, separadores y etiquetas para mantener todo organizado y fácil de encontrar.

7. Facilitar el orden

Utiliza los espacios de almacenamiento debajo de la cama, cajas con ruedas y cestos. Etiqueta todo con nombres o dibujos para que los niños sepan dónde va cada cosa, fomentando el orden desde temprana edad.

8. Espacio para jugar

Deja un espacio central amplio para que los niños jueguen cómodamente, ya sea para construir castillos, jugar con coches o montar desfiles de muñecas. Una gran alfombra añadirá calidez y será el escenario perfecto para su imaginación.

9. Zona de estudio

Un escritorio es fundamental para los deberes, pero también puede ser útil para pintar o leer. Colócalo en una zona con buena luz natural y añade estantes o cajones para organizar pinturas y papeles.

10. Área de juegos

Destina un espacio para jugar dentro de la habitación, separado de la zona de descanso. Esto ayudará a mantener el orden y a que los niños disfruten de un área específica para sus juegos.

11. Dormitorio saludable

Elige muebles sin colas ni disolventes y pinturas ecológicas. Los textiles deben ser orgánicos, de algodón, lino, lana o fieltro. Instala protecciones en enchufes y esquinas, así como topes antipellizcos en cajones y puertas.

12. Recursos fáciles de cambiar

Usa elementos decorativos fáciles de reemplazar, como papel pintado en paredes y techos, textiles y detalles decorativos. Estos pueden cambiarse conforme tus hijos crecen, permitiendo una renovación del espacio sin grandes inversiones.

Deja un comentario

Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?